Trucos para ahorrar en tus gastos de alimentación para casa

Trucos para ahorrar en tus gastos de alimentación para casa

Sabemos cómo ahorrar en agua, en luz, etc., pero ¿cómo podemos ahorrar en la lista de la compra? A continuación de dejamos algunos trucos o tips que te ayudarán a reducir el gasto que haces en la compra de comida:

  1. Definir un presupueso semanal: Está demostrado que hacer una sola compra al mes tiene efectos negativos para la economía familiar. Lo más recomendable es hacer la compra semanalmente, y fijar un presupuesto máximo para realizarla.
  2. Fijar un menú para cada día de la semana: De esta forma, comprarás sólo lo imprescindible para la elaboración de los platos fijados para cada día.
  3. Hacer una lista: Apuntar en un papel lo que va haciendo falta el casa, y tenerlo a la vista (por ejemplo en la nevera). Otra forma, es redactar una lista con todos los productos que normalmente se consumen en casa, ordenados por ejemplo por orden alfabético, para que cuando llegue el momento de hacer la compra puedas repasarla y apuntar lo que hace falta.
  4. Atención a las ofertas: Todos los super e hipermercados tienen productos en oferta cada día. Cuando vayas a hacer la compra, échale un ojo a las ofertas de varios supermercados para saber dónde te compensa más realizar la compra (en función de los productos que te hacen falta).
  5. Comprar lo necesario: Compra lo que necesitas y vas a utilizar. En muchas ocasiones nos dejamos llevar, y acabamos comprando productos que no necesitamos y que no solemos usar, por lo que probablemente va a caducar antes de que se gaste.
  6. Comprar por cantidades: Para productos que solemos gastar con frecuencia y que son necesarios (como el papel higiéneco), es recomendable comprar en grandes cantidades o paquetes familiares. De esta forma evitamos realizar frecuentes desplazamientos hacia la tienda cuando se nos acabe (un gasto extra en combustible), y también nos ahorramos algo de dinero si el producto está disponible en un pack familiar.
  7. Comprar marcas blancas: Casi todos los supermercados/hipermercados cuentan con su propia marca barata. Los productos de estas marcas blancas (al contrario de lo que se suele pensar) no tienen porque ser de peor calidad que los de una marca reconocida. Normalmente son las marcas principales las que venden los productos que les sobran a estos supermercados para que los vendan bajo esa “marca barata”. Es decir, en muchas ocasiones los productos de marcas blancas son los mismos que los de marcas reconocidas.
  8. Aprovechar las sobras: Si te ha sobrado algo de comida del día anterior, no la tires, ¡aprovéchala! Puedes darle un toque diferente si cambias de acompañamiento: una ensalada, unas patatas, un poco de arroz… También puedes hacer un plato nuevo a partir de las sobras, por ejemplo: si el día anterior has comido unas pechugas de pollo, puedes cortar la pechuga que te ha sobrado en taquitos y hacer una deliciosa ensalada césar.
  9. Comprar productos de temporada: No compres frutas o verduras que no están en temporada, te saldrán mucho más caras que cuando sí lo están.
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *